Todos somos mensajeros

Si estás esperando un mensaje es bueno que sepas que todos somos mensajeros. Escucha de aquel que crees no tiene algo que decirte, escucha los sonidos que te rodean.

Un mensaje importante siempre buscará llegar a ti pero tu debes estar abierto a recibirlo. Es cierto que hay muchos mensajes, no te preocupes, siempre podrás distinguir el que más necesitas ahora.

Recuerda que nada es casualidad, y aquella persona con la que te topaste o aquel comentario que escuchaste puede ser un mensaje, debes estar atendo y abierto, para poder darte cuenta.

No lo píenses, de otra forma surge la duda.

Lanza un sueño

Hoy lanza al Universo un sueño que te parezca completamente descabellado, tiralo a las estrellas y recuerda que no importa el sueño, puede ser poco probable pero nunca imposible.

Lo importante es siempre soñar, mientras lo hagas y te visualices disfrutándolo es como podrás lograr muchas cosas.

La tristeza, el miedo, la enfermedad, vienen cuando dejas de soñar.

Sigamos siendo soñadores como cuando eramos niños, recuerda que Jesús dijo "dejen que los niños se acerquen a mi, de los que son como ellos es el Reino de los Cielos".

Yo ya tengo uno, y es mágico :)